ARPAS ANTIGUAS DE ESPAÑA

PEDRO LLOPIS ARENY - JAVIER REYES DE LEÓN - JUANA Mª DELGADO BELLO

CONSTRUCTORES

SANTA CRUZ DE TENERIFE - ISLAS CANARIAS - ESPAÑA


ARPAS HISTÓRICAS DE PERÚ
"ARPAS ANDINAS"

Es el Perú uno de los países Iberoamericanos en donde el arpa como instrumento musical, no ha perdido vigencia desde su llegada de manos de los españoles. Aquellas arpas, ya Barrocas, se convirtieron pronto en Coloniales de uso religioso y en Coloniales Populares, adoptando estas últimas gran variedad de modelos dentro del mismo estilo.

Aunque no dudamos de su existencia, como siempre, en boardillas y trasteros de iglesias y conventos, no disponemos de ningún ejemplar de Arpa Colonial de uso religioso para exponer entre estas líneas, aunque no han de diferir mucho de las que hemos visto en Bolivia. En cualquier caso, aceptaremos toda la información que nos conduzca hasta ellas, para cumplir los fines de catalogación y recuperación que ya hemos expuesto al principio de esta pagina

En cuanto al Arpa Colonial Popular de Perú, mostramos nuestra opinión desde el punto de vista de su construcción, motivo que mueve nuestro principal interés, fijándonos en los dos factores que saltan a la vista en este aspecto. El primero de ellos es el gran tamaño de los cóncavos o caja de resonancia de estos instrumentos y el segundo, el anonimato de sus artífices.


Con respecto al gran tamaño de los cóncavos, creemos que la explicación mas lógica podría consistir en que los constructores americanos se han basado siempre, sin que ellos mismos lo supieran, en la “Proporción Sonora Dupla” del sistema “Múltiplex” para la construcción de todos los instrumentos, al margen de sus tamaños.

Para justificar esta idea, nos basamos en el tratado de Fray Pablo Nassarre, “Escuela Música Según la Practica moderna” (Zaragoza 1723) donde se explican las “Proporciones Sonoras” aplicables a la construcción de toda clase de instrumentos y por supuesto, de Arpas. Fray Pablo recopila los conocimientos musicales en este sentido, de dos siglos anteriores a su época y nombra a la “Proporción Dupla” aplicada a las arpas, como la más sonora para ellas. Del mismo modo y a continuación, advierte de la improcedencia de aplicar esta “Proporción Dupla” a instrumentos “crecidos” por cuanto estéticamente resultan desproporcionados de tamaño e incómodos de manejo, como ocurre en el caso que nos ocupa.

Creemos que lo que pudo haber pasado, es que los primeros constructores andinos copiaran modelos importados de la Península que eran pequeños y no “crecidos” por lo que estarían diseñados en la “Proporción Dupla”. Al querer hacerlos mayores, aplicaron la misma proporción con los resultados consabidos, cuando en realidad debieran haber aplicado la “Dupla-Superbipartien-Tertia" que sacrifica parte del ancho de la base inferior y mantiene la proporción en la profundidad de la misma, para guardar en lo posible una sonoridad parecida, sin detrimento de la estética.

En cuanto al anonimato de nuestros colegas antecesores en Perú, les remitimos a: http://www.javierechecopar.com/Guitarra.html en donde además de otras interesantes consideraciones, se explica el porque de esta circunstancia en los Guitarreros que es lo mismo para los Constructores de Arpas, por cuanto los unos y los otros constituían el mismo oficio, de nombre “Violeros” en España, para aquellos que construían Laúdes, Vihuelas y Arpas.



Dos son las arpas históricas de Perú sobre las que hemos tenido acceso directo y por tanto ocasión de estudiar. La primera de ellas se conserva en el pequeño museo arqueológico de la localidad ribereña del gran Salar de Uyuni, San Juan de Rosario, en Bolivia, cerca de su frontera con Argentina y Chile. Se trata de un instrumento de los que nosotros denominamos “Colonial Popular”, por lo que el hecho de que se encuentre en Bolivia es irrelevante, toda vez que en cualquier caso, pertenece al Virreinato de Perú. Bien elaborado aunque sin ningún tipo de decoración, salvando unos detalles en la columna, puede calificarse de “evolucionado” a juzgar por las numerosas costillas que forman su cóncavo, sin duda en busca de una aproximación a la forma tronco-cónica que en la actualidad se utiliza en todas las arpas modernas de concierto. El conjunto cumple prácticamente la proporción “Dupla”. Su clavijero, cuyo canto predomina sobre el grueso de la madera que lo compone, aloja 34 clavijas de las que tan solo se conservan cuatro y marcan en su alineación, la verdadera curva armónica de la encordadura. Su única voluta en la parte anterior, denuncia su estilo Colonial. La tabla armónica dispone también de 34 puntos de encordadura sin lañas de protección a la vista, centrados sobre el eje de simetría del instrumento y abre tres pequeños oídos circulares a cada lado, regularmente situados dos a dos. Dispone de dos grandes patas clavadas en su base inferior. No hay señales de autor, es anónimo.

La segunda, un arpa también“Colonial Popular” pero pequeña que hemos dado en llamar de “Pacasmayo” por ser esta la localidad de donde proviene, nos fue confiada por su propietario (*) para su restauración. Ello nos ha permitido también, acceder a su estudio. Si existe alguna arpa Colonial Popular Peruana que deje mejor constancia de su ascendencia española, esa es esta arpa de Pacasmayo. Su tamaño pequeño, su proporción sonora “Dupla”, las siete costillas que forman su cóncavo y las dos volutas que adornan su clavijero, la podrían hacer pasar por Española si no fuera porque otras características que seguidamente exponemos la delatan como Colonial. El canto del clavijero que predomina sobre su grueso, la columna sin tornear, los oídos circulares de su tapa armónica y las largas patas clavadas en la base inferior, son las señas mas notables de su factura colonial. También resultan curiosos sus principios constructivos por cuanto los esfuerzos de tensión que producen sus cuerdas se reparten entre el clavijero, columna y tapa armónica que es de un espesor muy superior al normal para esta clase de instrumentos. Por el contrario las maderas que componen el cóncavo, muy finas y su función por tanto, tan solo como amplificadora del sonido. La decoración se basa en la combinación regular y alterna de diferentes tonos de la madera de las costillas que forman el cóncavo y en la moldura de remate de todos sus bordes. El instrumento aparece barnizado en su totalidad. Dispone de 29 cuerdas y no se observan marcas de autor.



(*) D. José Moncada es el propietario de este instrumento y lo tiene puesto a la venta. Para mayor información de los interesados en su adquisición, pueden dirigirse a él en: josearpa@yahoo.es Volver


*Pedro Llopis Areny. Constructor de arpas. Agosto 2004

Fondo fijo: Vista de las ruinas de Machu Pichu.