ARPAS ANTIGUAS DE ESPAÑA

PEDRO LLOPIS ARENY

CONSTRUCTOR

SANTA CRUZ DE TENERIFE - ISLAS CANARIAS - ESPAÑA


ARPA MISIONAL CHIQUITANA

Arpa de 
San Javier. Foto de Mª José Diez Galvez

Todas las arpas Coloniales que existen en Iberoamérica, descienden de aquellas que en el Renacimiento se construyeron, definieron ("Declaración de Instrumentos". Osuna 1555) y utilizaron en España durante esté periodo y el Barroco. La evolución que siguieron una vez llegadas a los distintos territorios del Continente Americano, las diferencian ahora a unas de otras, pero su origen es el mismo y el estilo "Ibérico" que las define, inconfundible. Existe sin embargo una excepción: el Arpa Misional Chiquitana de diseño Jesuita.

Este tipo de arpa es verdaderamente único en el mundo y desconocemos si sus especiales características son especificas de la Compañía de Jesús y han sido aplicadas en otras Misiones de otros continentes o solamente en la Chiquitanía. Hemos comprobado y está a la vista de cualquiera que no tienen que ver con las europeas de su época. No se parecen a las inglesas, ni a las alemanas, ni tampoco a las italianas. Si acaso, conservan mas similitudes con las españolas, aunque bien diferenciadas de ellas.

Cronológicamente hablando son coetáneas con las Coloniales, aunque las jesuíticas algo más tardías y coincidiendo con la expansión de la Orden. Desde el punto de vista geográfico, debieron repartirse en el ámbito de las Provincias Jesuíticas Americanas y muy posiblemente llegaran hasta Filipinas, estando este ultimo punto pendiente de comprobación. Socialmente el instrumento cumplía una función esencialmente religiosa, dentro de una organización sin clases y perfectamente ordenada familiar y laboralmente, de acuerdo con los principios jesuíticos del funcionamiento social de sus Reducciones. Por este motivo, no se encuentran en las Misiones, las dos clases de instrumentos paralelos, refinado uno y popular el otro que se ven en la colonia. Esta mentalidad, impide la propia evolución del instrumento que permanecerá estable en el tiempo.

Arpa 
de Santa Ana. Foto de
 Mª José Diez Galvez Desgraciadamente en la actualidad, tan solo existen tres instrumentos originales de esta clase en Chiquitos. El primero se encuentra en el Museo de la iglesia de San Javier, el segundo en el coro de la iglesia de Santa Ana y el tercero en el mismo lugar de San Rafael. Del inventario de bienes muebles misionales, financiado por AECI, la Agencia Española de Cooperación Internacional y llevado a cabo recientemente por la Investigadora y Restauradora Mª José Diez Galvez, para el “Plan de Rehabilitación Integral de las Misiones Jesuíticas en la Chiquitanía” y después de haber recorrido toda la región, se deduce la inexistencia de otros ejemplares que de acuerdo con este inventario, históricamente fueron muchos más. 9 en S. Javier y otros tantos en S. Rafael.

Aunque es posible, no nos consta que existan planos o normas para la construcción de las arpas Misionales, solamente hemos constatado que no siguen las establecidas por los españoles para el resto de los instrumentos de la época, o que se han aplicado otras diferentes de las más comúnmente utilizadas, probablemente basadas en el mismo sistema proporcional de origen pitagórico, como las que describe Fray Pablo Nassarre en su tratado "Escuela Música Según la Práctica Moderna" Zaragoza 1724. Nos basamos en ésta afirmación no comprobada, partiendo del estudio: "Proporcionalidad Musical en la Arquitectura de Chiquitos" de Stefan Feller incluido en la publicación "Las Misiones Jesuíticas de Chiquitos" (Fundación BHN - Línea Editorial 1995 La Paz - Bolivia P.O BOX 7622) y en la constancia de que en efecto Martin Schmid fue un excelente constructor de instrumentos musicales, además de Músico y con importantes conocimientos de Arquitectura que le permitieron diseñar las iglesias misionales con "Numerus Sonorus", lo que le hace al menos sospecho, de haber aplicado el mismo procedimiento en la construcción de instrumentos. Por ello nos limitamos a describirlas, haciendo hincapié en las diferencias genéricas que con respecto a la Barroca Española, hemos podido observar.

Arpa de 
San Rafael. Foto de Mª José Diez Galvez Lo primero que llama poderosamente la atención de un arpa Misional, es su tamaño exagerado de casi dos metros que solo puede explicarse por la aplicación en su diseño, de un sistema proporcional que una vez determinada la forma y dimensión de la base, condicione su altura. El cóncavo está compuesto por ocho tablillas o "costillas" iguales dos a dos, aunque cada par diferente de los demás, buscando sin duda suavizar su forma interior cuya planta esta inscrita en media elipse, tomada por su eje menor. Las arpas españolas siempre tienen siete "costillas" todas iguales y las americanas coloniales pueden tener solo cinco y su planta circunscribirse en media circunferencia, para el caso de la proporción “Dupla” y ligeramente elíptica en el resto, dependiendo de la proporción sonora que se haya aplicado en su construcción.


El instrumento Misional es diatónico (aunque existen referencias a arpas de "dos coros" en: "Indígenas y Cultura Musical de las Reducciones Jesuíticas", Piotr Nawrot, SVD), abarca cuatro octavas y dispone de cuatro salidas de aire circulares una a cada lado de la encordadura, en la parte media alta y media baja de la tabla armónica. El arpa Ibérica puede ser cromática (arpas de "dos ordenes") y sus salidas de aire se disponen por pares en número de tres, a ambos lados de la tabla armónica y en algunos casos otra triangular centrada en el extremo superior. Las restantes son de forma hexagonal, taraceadas y el hueco está decorado con laceria de pergamino. El sistema de encordado es común en las dos, utilizando lañas de hierro para la protección de los orificios de encordar, aunque las españolas también adoptan otras soluciones, como la incrustación de maderas mas duras formando decoración o refuerzos circulares superpuestos.

Las columnas son siempre cilíndricas en los dos casos y aunque en mucha iconografía española de la época, aparecen como de sección cuadrada, la realidad es que no existe un solo ejemplar de los que se conservan en España, con esta característica. Esto ha servido de confusión para algunos constructores de arpas barrocas españolas, europeos y norteamericanos que se han basado en la iconografía para sus construcciones. Este sistema facilita mucho el montaje final del instrumento y su rigidez estructural, en detrimento de la autenticidad del conjunto.

Arpa
Misional Chiquitana. Copia de Pedro Llopis y Javier Reyes de LeónLos clavijeros o consolas, son parecidos en su sección y curvatura, aunque mayores en las arpas Misionales, diferenciándose claramente en la decoración, donde a la voluta en relieve de aportación jesuítica, se une un elemento decorativo añadido por la imaginación de los nativos, consistente en la cabeza de algún animal. En el caso de las arpas de San Rafael y de San Javier este animal es un "chancho" o cerdo y en el caso del arpa de Santa Ana, probablemente la del “Jichi” un animal mitológico de los pueblos aborígenes del Oriente Boliviano. La decoración de las arpas españolas, puede llegar a ser muy compleja en elementos torneados, taraceas, lacería e incrustación.

Desde el punto de vista constructivo, también presentan importantes, curiosas e ingeniosas variaciones. Lógicamente, la madera empleada en la construcción de todos los instrumentos en general, era la disponible en el lugar que no es poca, variada y muy distinta de la utilizada en Europa. A pesar de ello, los jesuitas adoptaron el Roble y el Cedro, muy abundante en la zona, probablemente porque les eran más familiares. La diferencia más notable, sin embargo, se aprecia en la confección de uniones entre ellas que son encastradas en lugar de “a tope” como lo es en la construcción tradicional en Luthería. Este tipo de ejecución, se ha podido apreciar también en los instrumentos de arco chiquitanos. Los refuerzos para asegurar las uniones son asimismo de madera, en forma de listoncillos y en lugar del lienzo. Las colas animales aplicadas en caliente, prácticamente las mismas aunque utilizando los cueros y huesos del vacuno lugareño y los barnices, nada que ver. En realidad los instrumentos no se barnizaban, sino que se pintaban o se les daba un aceite natural, de origen vegetal, mas como protección contra xilófagos que como acabado decorativo. Las partes metálicas, lañas y clavijas, son de forja de hierro y finalmente las cuerdas, de tripa de toda clase de animales.

Alumnos
 del curso con P. Llopis y J. Delgado

En la actualidad el arpa en Bolivia, ni siquiera en Chiquitos, constituye el instrumento más emblemático de la región, aunque se mantiene un interés por él. Desde 1999 y con motivo del encargo que nos hizo el Arpista Español Manuel Vilas de Santiago de Compostela, para la construcción de una copia de este tipo de arpa que debía utilizar en el “Festival de Música Renacentista y Barroca Americana de Chiquitos” estudiamos estas arpas “In situ”. El interés que despertaron nuestros trabajos, entre los responsables de la conservación de los instrumentos, motivó replantearse su recuperación funcional para su utilización en los citados Festivales, labor que se acometió al año siguiente, 2000, bajo los auspicios de AECI y COSUDE, (Agencias Española y Suiza de Cooperación Internacional), Obispado de San Ignacio de Velasco y Ayuntamientos de San Miguel de Velasco, San Javier y Guarayos además de varias ONGs. locales. Durante el Curso de Construcción de Arpas Chiquitanas que fue impartido por el Constructor español Javier Reyes de León y dirigido por Pedro Llopis en San Miguel, se construyeron ocho Arpas Misionales Chiquitanas, destinadas a las Escuelas de Música de la región.

Arpas construidas
en el Curso de Chiquitos

Este curso fue complementado por otros dos, en 2000 y 2001 para el aprendizaje del manejo del arpa, bajo las enseñanzas de la Arpista Española Nuria Llopis y que se celebraron, en la Escuela de Santa Ana de Velasco. Finalmente en 2002, un nuevo curso de construcción fue dictado en Concepción por el mismo Constructor, Javier Reyes de León.


Construcción de arpas










*Pedro Llopis Areny. Constructor de arpas. Junio 2004

Fondo fijo: Iglesia de la Misión de Concepción