ARPAS ANTIGUAS DE ESPAÑA

PEDRO LLOPIS ARENY - JAVIER REYES DE LEON - JUANA Mª DELGADO BELLO
CONSTRUCTORES

EN

SANTA CRUZ DE TENERIFE - ISLAS CANARIAS - ESPAÑA


ARPAS HISTÓRICAS DE BOLIVIA

"ARPAS ANDINAS"


Existen en Bolivia tres tipos de arpas históricas bien diferenciados: las Arpas Misionales Jesuitas, las Coloniales de origen español y las Republicanas de influencia neoclásica. Las primeras han merecido un capítulo en esta web y las otras dos clases, constituyen el objeto de la presente pagina. Se encuentran mayoritariamente en las ciudades y pueblos de “La Cordillera”, motivo por el que popularmente, reciben el nombre genérico de “Andinas”, en contraposición o para diferenciarlas de las “Chiquitanas”. Tanto las Arpas Coloniales como las Republicanas, se construyen en dos versiones: destinadas unas al culto religioso y a las clases privilegiadas, son instrumentos bien elaborados y decorados, mientras que los de uso popular, de factura elemental y sencilla.

EL ARPA COLONIAL.-

Desde el punto de vista de su distribución geográfica, entendemos que no se puede hablar de Arpa Colonial Peruana, Boliviana o Chilena, pues todas son del mismo tipo que predominaba en el Virreinato del Perú. Si acaso nos referimos al Arpa Colonial Boliviana, es por encontrarse en este país, pero no, porque ello conlleve un estilo específicamente Boliviano. Son bastante escasos los ejemplares de Arpas Coloniales conocidos en Bolivia, aunque probablemente abunden en el olvido de buhardillas de iglesias y conventos. Hay que buscarlos en estos lugares o cerca de un órgano, al que hacían el Continuo, para dar con ellas. Precisamente siguiendo esta metodología propia de su labor, se debe al Organero Argentino Enrique Godoy, el hallazgo en el año 2000, de un Arpa en el convento de “Las Mónicas” de Potosí que tuvo ocasión de estudiar con detalle, el Constructor Javier Reyes de León, y el mas reciente en 2003, del Arpa de Tinguipaya de la que nos ha cedido su fotografía tomada en el mismo lugar del encuentro. Este último instrumento que no ha podido ser estudiado por nosotros, presenta importantes diferencias en la forma y dimensiones de su clavijero, por lo que, admitiendo que se trata de un Arpa Colonial, nos reservamos la opinión definitiva sobre él.

Cronologicamente no se puede determinar con exactitud donde y cuando aparecieron las Arpas Coloniales del Virreinato del Perú y tomamos por ello como fecha de partida la de su creación en 1542. Las arpas ya debían estar presentes en los actos religiosos que se celebraban entonces, pues con seguridad fueron utilizadas anteriormente, durante la existencia de las Gobernaciones. Las Arpas Coloniales permanecieron mientras lo hizo el Virreinato, para dar paso luego a los modelos Neoclásicos Republicanos, de los que se habla mas abajo.

Desde el punto de vista de su empleo social, el Arpa Colonial, es en principio un instrumento musical de uso religioso que pronto se populariza y se incorpora al folclore local. Ello da lugar a la aparición de Arpas Coloniales Populares con capacidad de evolución, de acuerdo con los gustos regionales y los modos constructivos de cada una de las que componen el Virreinato.

La característica principal que diferencia a las Arpas Coloniales de Bolivia de las Españolas Peninsulares de “un orden”, es su decoración en elementos tallados, siempre sobria, salidas de aire circulares, grandes patas traseras clavadas en su base para poder tocar sentado y las maderas con que están hechas. Desde el punto de vista organológico, abarcan normalmente algo mas de cuatro octavas. Técnicamente, funcionan igual. Ello puede apreciarse en la disposición y forma de los clavijeros para optimizar el centrado de la encordadura y desde el punto de vista constructivo la forma y dimensión de sus cóncavos de proporción sonora sin determinar, pero compuestos por siete costillas, al estilo español. Constructivamente hablando no se aprecian grandes diferencias, salvando las lógicas excepciones.

ARPA COLONIAL POPULAR

Todo lo expuesto hasta el momento sobre el Arpa Colonial de uso religioso, es de aplicación al Arpa Colonial Popular. La principal diferencia de concepto que se aprecia entre ellas, es que las primeras guardan las "formas oficiales” y la segundas no, por cuanto evolucionan con rapidez y se adaptan a los gustos estéticos de sus constructores, consistentes en la variación de las formas del clavijero cuya decoración más común entre ellos, consiste en representar talladas las cabezas enfrentadas de un ave y un felino.

Los Constructores de Arpas sabemos por experiencia y podemos probarlo desde los principios de la Física Mecánica que la pieza más frágil del instrumento, es precisamente el clavijero que debe soportar la suma de las tensiones de las cuerdas que en algunos casos sobrepasa los cuatrocientos Kilos. La mejor manera de evitar la rotura por flexión de esta pieza, es sin duda aumentar el canto de la misma que no el ancho, aunque con ello se incurre en la creación de un problema de estética que los Constructores americanos han sabido resolver ingeniosa y hábilmente, con la talla de formas en ellos. Sin embargo esta solución imprime carácter, proclamando el estilo del instrumento que llamamos Colonial.

El resto del instrumento popular, sigue las normas del Colonial “oficial” aunque reduce su tamaño y se hace más manejable y ligero, lo propio para los nuevos fines sociales a los que ha de servir, fuera de iglesias y conventos.


ARPA REPUBLICANA NEOCLASICA O "POTOSINA"

El tercer tipo de arpa de Bolivia, es el que llamamos “Republicano” para poder situarlo en un contexto histórico, por cuanto su aparición coincide mas o menos, con el fin de la colonia e instauración de la República. En realidad son conocidas con el nombre de “Potosinas” por encontrarse en mayor número en esta ciudad y su región. Se trata de un instrumento muy particular, cuyo cóncavo mas parece de laúd que de arpa. En el ejemplar de estilo mas puramente Neoclásico conocido que se conserva en el Museo de La Real Casa de la Moneda de Potosí, la forma del clavijero se asemeja al de un arpa moderna de pedales Erard, aunque proporcionado al tamaño del instrumento, donde la curva armónica es mas pronunciada y predomina el ancho del mismo, sobre el grueso de la madera que lo compone. La columna puede ser torneada o no, pero en los mejores ejemplares, suele serlo como no podía ser menos.

A juzgar por el gran número y variedad existente de ellas, no cabe duda de su protagonismo en la música de su tiempo, hasta el punto en que pueden ser clasificadas en tres clases de ellas: desde las construidas con maderas preciosas y lujosamente ornamentadas en el mas puro estilo Neoclásico, como ya se ha dicho, hasta las mas rústicas hechas poco menos que con materiales de desecho, pasando por un intermedio sencillo y sin ostentación, de buen acabado y que incluso conserva rasgos de las coloniales.


Las primeras pertenecian a las clases privilegiadas o formaron parte de dotes de novicias de clausura, pues la mayoría se encuentran en los conventos de Potosí. Las rústicas corresponden a los campesinos indígenas Aymaras y empleadas en su folclore y celebraciones. Finalmente, las intermedias entre unas y otras, de uso corriente para profesionales o aficionados, debieron ser empleadas en espectáculos públicos, reuniones populares o simplemente privadas.

Todas disponen de treinta y dos cuerdas, por lo que completan cuatro octavas. La separación entre estas cuerdas es escasa, manifestando la dificultad de ejecutar música con ellas, al menos con la yema de los dedos. No hay norma para determinar la forma, dimensión y situación de los oídos en la tabla armónica, existiendo una gran variedad. Todas disponen de patas adaptadas en la estrecha base inferior del instrumento, mas para su equilibrio estático en reposo que como ayuda para tocar, por cuanto, debido a sus pequeñas dimensiones, ello se puede hacer situándolas en el regazo del interprete, estando este sentado.

ARPA REPUBLICANA POPULAR .

La versión popular más rústica de este mismo instrumento, fue conocida y estudiada por nosotros mismos en la localidad ribereña del impresionante salar de Uyuni, San Juan de Rosario. En una de sus pequeñas edificaciones, se localiza un Museo Etnográfico que contiene muy variado material arqueológico de la zona y dos arpas, la Republicana o Potosina Popular y otra Colonial, también Popular que allá decían “Peruana” de la que trataremos cuando hablemos de Perú.

De pequeñas dimensiones, su tapa armónica no sobrepasa el metro de longitud, da la sensación de haber sido construida aprovechando los escasos materiales del lugar. En este caso y aparentemente, forma su concavo un cuarto de esos pequeños barriles alargados hecho con numerosas duelas y que antiguamente se utilizaban para transportar agua. La tapa armónica dispone de seis salidas de aire u oídos circulares. Está dotada de treinta y dos cuerdas de diversos materiales: tripa, vegetal y metal que se anudan a un clavijero ancho de lado y estrecho de sección con apenas forma, de modo que la curva armónica la define la posición de las clavijas que son de hierro de forja. La columna es de sección cuadrada y está clavada en la base del cóncavo y en el clavijero. Por todo adorno, lleva anudados en la misma, trozos de tela de lana de llama tintada de ese tono rojo tan característico del altiplano. Conserva restos de pintura blanca en la tapa armónica y aparece reforzada con varios aros de alambre que rodean el concavo y la tapa armónica que podrían haber sido añadidos con posterioridad a su construcción o incluidos en la misma desde el principio. Su base inferior de sección semicircular, marca la principal diferencia de formas con sus congéneres, por cuyo motivo podría no ser descabellado llamarla "Aymara" en lugar de "Potosina" o las dos cosas: Republicana Aymara Potosina.



*Pedro Llopis Areny. Constructor de arpas. Agosto 2004

Fondo fijo: Tipica calle de Potosí con el Cerro Rico al fondo.