EL ARPA DE DOS ÓRDENES
EL REENCUENTRO  

Es un instrumento autóctono de la Península Ibérica cuya característica fundamental es la de poseer dos filas de cuerdas cruzadas. En una de las filas se afinan las notas diatónicas, que corresponden a las teclas blancas del piano, y en la otra las cromaticas cuyo equivalente serian las teclas negras. Ambas filas salen del mismo lado de la cabeza o clavijero, pero las cromaticas están colocadas mas arriba que las diatónicas de tal manera que, al ir a fijarse en la tabla armónica, se cruzan a unos centímetros del clavijero formando un entramado o entretejido, término, este último, que nos encontramos en el libro titulado Misceláneas del cortesano Luís Zapata (1526-1595) donde dice: “Invención nueva es bemoles y semitonos con añadidas y entretejidas cuerdas en las arpas”.


Según los estudios realizados por Cristina Bordas, la expresión “arpa de dos órdenes” aparece por primera vez en un documento datado en 1602, en el que el violero (nombre con el que se designaba a los constructores de instrumentos de cuerda frotada y pulsada) Juan de Rojas Carrión nombra a su abuelo Juan de Carrión, también violero diciendo: “Fue el primero que invento las harpas de dos órdenes…”


Además de contar con abundante iconografía sobre el arpa de dos órdenes, donde se aprecia que casi todos los arpistas tocaban de pie, se conserva un número importante de instrumentos originales recogidos en colecciones particulares, museos o conventos, que certifican la existencia y el uso, extendido por toda la Península Ibérica, que de este instrumento se hizo hasta bien entrado el siglo XVIII. El último libro publicado donde aparece la expresión “arpa de dos órdenes”, es el escrito por Pablo Minguet e Yrol, titulado: “Reglas y advertencias generales…”, editado en Madrid e 1754


NURIA LLOPIS ARENY en: "Ecos de Cifra"